CONSULTA DE REGISTROS AKÁSHICOS

La historia de tu alma que permite conocerte y sanar tus bloqueos.

¿Qué son los Registros Akáshicos?

El término “Akáshico” o “Akásico” proviene del sánscrito Akasha, y se refiere al quinto elemento de la Creación, al Éter, esa sustancia que impregna todo el Universo, que es invisible y que contiene información.

El término “Registros” lo utilizamos como sinónimo de “archivos”.

Por tanto, podemos definir los Registros Akáshicos como la biblioteca energética, situada en una dimensión superior a la nuestra y que es invisible a nuestros ojos, que contiene la información de todo cuanto existe y sucede en el Universo.

Dentro de esta gran biblioteca, está nuestro propio libro, es decir, el libro de nuestra alma, en el que han quedado guardadas todas las vivencias, pensamientos, deseos, creencias, etc de nuestras vidas pasadas, paralelas y actuales.


¿En qué consiste una lectura de registros?

Una lectura de registros consiste en una conexión con ese libro, para preguntar y conocer las experiencias de nuestra alma y poder así comprenderla y sanarla. Todo lo que quieras saber de tu vida, se encuentra en ese libro.

Para ser más concretos, en una consulta de Registros Akáshicos vamos a conectarnos a nuestro propio “libro” (lo que comúnmente llamamos “abrir registros”), para consultar cualquier aspecto de nuestra vida que nos inquiete, que nos preocupe o simplemente por el que sintamos curiosidad.

En una consulta de registros siempre vamos a hablar a nivel de alma, por lo que vamos a conocer aspectos de los que no somos conscientes, pero que de alguna manera se manifiestan en nuestra vida actual limitándonos o condicionándonos. Pero no solo vamos a descubrir estos aspectos, sino que vamos a poder corregirlos y sanarlos.

Para mí los Registros Akáshicos son la gran herramienta de autoconocimiento y sanación del siglo XXI.

La consulta siempre va a ser guiada, canalizando toda la información de tus registros con la ayuda de nuestros guías espirituales y del péndulo, y finalmente procediendo a la sanación. Tú no tienes que hacer nada más que ir siguiendo la sesión: observar, escuchar y tomar conciencia de toda la información que va surgiendo. Y por supuesto, puedes preguntar si no entiendes algo.

Las lecturas de registros son mágicas y nunca dejan indiferente a nadie, ya que si bien aparecen aspectos de nuestra alma que nos son desconocidos, lo cierto es que de alguna manera resuenan con nosotros y con nuestra vida actual. Y gracias a su descubrimiento y comprensión, pueden sanarse los conflictos tratados.


¿Qué puedes preguntar en una consulta de registros?

Puedes preguntar a nivel general o bien por cualquier área de tu vida en el que sientas que hay algún conflicto, que no avanzas, que se repite, y que quieras desbloquear o sanar: salud, profesión, trabajo, economía, relación de pareja, relaciones familiares, algún aspecto de tu personalidad, etc

En una lectura de registros vamos a evitar las preguntas con respuesta de “sí” o “no”, y también los “cuándo”, ya que no se trata de un oráculo, sino de una herramienta de desarrollo personal, para motivar un cambio personal a mejor.

También puedes preguntar aspectos sobre tu alma: su origen, misión de vida, tus guías, etc  Esto es lo que veremos en la llamada «lectura espiritual».

En los distintos tipos de lectura te lo explicaré mejor, para que puedas escoger más fácilmente tu consulta.


TIPOS DE LECTURA

Hay tres tipos de lectura:

  • La lectura espiritual o lectura del alma.
  • La lectura de bloqueos o de sanación, y aquí se incluye tanto la sanación de personas, como de parejas, mascotas.
  • La lectura de inmuebles: limpieza energética de pisos, casas y locales, a distancia.

Si deseas una lectura completa (incluye tanto la espiritual como la de bloqueos) podrás beneficiarte de un descuento del 10%. No aplicable con otras ofertas.

Todas las lecturas se realizan online por videollamada o por teléfono. Y una vez realizada la lectura, te enviaré un informe por escrito, para que no se te olvide toda la información.


¿Quién va a atenderme?

Aly es la lectora de Registros de esta Academia.

Cuando finalizó su formación aquí, deseaba tan ardientemente poder ser lectora de Registros que pidió a Arcángel Uriel que la ayudara en este propósito. Al día siguiente recibía la llamada que le brindó esta oportunidad. Y es que cuando estamos en conexión con nuestra alma los deseos se cumplen rápido!

No cabe duda que la misión de vida de Aly es servir al prójimo a través de los Registros Akáshicos.

Ella es quien leerá con exquisita delicadeza y profesionalidad el «libro de tu vida», a través del don del clariconocimiento y con la ayuda del péndulo. Aly te guiará en este proceso, descubriéndote votos y lazos de vidas pasadas, así como otras historias de tu alma que impiden desarrollarte plenamente en esta vida actual.


Reserva tu sesión ahora:

Puedes reservar tu sesión ahora mismo llamando o enviando mensaje por Wasap o Telegram al 687.81.65.71.

Si necesitas más información, también puedes ponerte en contacto conmigo por esas vías.

El pago de la sesión se efectuará por adelantado y es imprescindible para reservar tu sesión: por Bizum, transferencia bancaria o PayPal (si vives fuera de España).


¿Quieres aprender a leer tus registros y a canalizar información de tus ángeles y guías?

Si deseas aprender a utilizar esta potente herramienta de conocimiento y sanación, puedes apuntarte al CURSO COMPLETO DE REGISTROS AKÁSHICOS on line a tu ritmo.

Si el Curso de Registros te parece demasiado complicado, pero deseas conocer el mundo angélico y aprender a comunicarte y sanar con tus ángeles y guías, tienes el CURSO CONEXIÓN ANGÉLICA y el TALLER SIENTE A TUS ÁNGELES.


Opiniones de nuestros clientes

Las consultas de Registros Akáshicos no dejan indiferente a nadie, y estos testimonios son la prueba de ello.

Muchas gracias por vuestras palabras, de todo corazón.

«Ha sido una pasada. Alicia es un amor. Gran limpieza» (Adela)

«La verdad que la sesión de Registros fue muy bien y me encantó. Aly es un encanto de persona y quedé súper satisfecha y contenta. Sin duda volveré a repetir.» (Laura)